Habemus Museo... ¿en diálogo o batalla por la memoria?

L


Una noticia tan buena, como la saludable rectificación gubernamental respecto de la donación alemana para la creación de un Museo de la Memoria, quedó ensombrecida con la muerte de Don Edmundo Camana Sumari, uno de los siete sobrevivientes de la masacre senderista de Lucanamarca del 3 de abril de 1983.

Murió hace pocos días de manera súbita, el 24 de marzo, en la Clínica del Hospital Militar en Lima, en extrañas circunstancias que ya están siendo investigadas por las autoridades.

Nuestras condolencias a sus familiares, a la comunidad de Lucanamarca y a todas las víctimas del país, representadas en la digna foto que lo perennizó en la muestra Yuyanapaq para Recordar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada